العربية العربية Euskara Euskara Català Català 繁體中文 繁體中文 Dansk Dansk Nederlands Nederlands English English Français Français Galego Galego Deutsch Deutsch Íslenska Íslenska Italiano Italiano 日本語 日本語 한국어 한국어 Polski Polski Português Português Română Română Русский Русский Español Español Svenska Svenska Türkçe Türkçe

Blog

En no intentarlo está el fracaso

En No Intentarlo Esta El Fracaso

Decía Julen Guerrero (Seleccionador Nacional Sub-17) que él “premia” a los extremos que, jugando a pierna natural, centran. Luis de la Fuente (Seleccionador Nacional Sub-21) expresó que le gusta mucho el trabajo analítico en el día de recuperación.

También otros componentes de las Selecciones Juveniles hablaron de un mismo modelo de juego impuesto en todas las categorías, independientemente del sistema a practicar, y del escaso tiempo que a menudo poseen para preparar a sus selecciones para torneos de alto nivel de exigencia. Nada extraño, lo que también ocurre en otras latitudes.

Estos son en muy pocas líneas algunos de los aspectos que el Cuerpo Técnico de las Selecciones Nacionales de España (excepto la Absoluta) desarrolló durante el Congreso Andaluz de Entrenadores al cual asistimos en los últimos días en la ciudad de Granada.

Al término del mismo, se preguntó y repreguntó sobre los extremos/interiores que juegan a pierna cambiada, pero en especial se hizo hincapié en los errores defensivos que cometen los equipos por esa tendencia de “defender desde la posesión”, moda que ha llevado a “liberar” a los defensas de sus obligaciones prioritarias al estar más preocupados por atacar que por defender.

“¿Para qué perder tiempo en enseñar las técnicas defensivas si mi equipo es ofensivo y la pelota la tenemos nosotros”? se preguntan muchos. Inclusive algunos Entrenadores se lo cuestionan. Pero falta el segundo capítulo de la novela: ¿y si el balón lo tiene el adversario?

Desafortunadamente, la enseñanza de las técnicas defensivas desde edades tempranas no es lo que habitualmente se ve en los entrenamientos. Punto de atención sin dudas.

Sin embargo y sumado a lo anterior, y esto se percibe a diario a todo nivel de categorías desde juveniles hasta la alta competencia, los errores de ATENCIÓN y CONCENTRACIÓN de los defensores, en especial en el tercio defensivo de sus equipos, son manifiestos.

Tuve la posibilidad de preguntarle al panel de invitados (todos Seleccionadores Nacionales de la RFEF) cómo trabajaban para corregir esos errores, fuera del trabajo habitual sobre el campo y los videos.

Las respuestas versaron sobre el trabajo en el campo del Entrenador con sus asistentes corrigiendo inmediatamente esas desatenciones -uno de los puntos del decálogo de la corrección de errores- antes de que los errores cometidos se enraícen en los comportamientos de los futbolistas sobre el terreno de juego. También enfatizaron repetidamente sobre el marcado de los fallos que se cometían en entrenamientos y partidos a través de las nuevas tecnologías.

De cualquier manera, creemos desde nuestra experiencia que estos procedimientos son puntuales y circunstanciales; no van a la esencia del problema,

la esencia del problema está en la capacidad atencional y de concentración del futbolista en términos generales, para luego bajar a lo futbolístico.

El sentarse a leer un libro y comentarlo, ver una buena película y debatir sobre ella, aprender a jugar al Ajedrez, TEG, Mancala o cualquier otro juego de mesa sobre estrategia que lleven al jugador a pensar posibles futuros movimientos de las piezas y sus consecuencias; el tomar decisiones y pensar en los posibles movimientos a ejecutar por el adversario, siempre con el objetivo de ganar y evitar perder; todo  se puede extrapolar al fútbol. Además, también los estamos preparando para la vida después del fútbol. Estamos hablando en especial de edades formativas.

No es poco el tiempo que tienen los jugadores en sus concentraciones para practicar estos juegos que les servirán para desarrollar todas las capacidades que se mencionan en el párrafo anterior.

En una de mis experiencias internacionales, con una Selección Nacional Sub19 en Asia, hemos implementado de forma metódica (conjuntamente con expertos en la materia) esas técnicas lúdicas y notamos que el nivel de atención y concentración de la mayoría de mis futbolistas para asimilar los conceptos tácticos que les transfería y luego ejecutaban, mejoraba sustancialmente, siendo este hecho comprobado con datos mesurables y contrastados.

Es simplemente una cuestión de convencimiento, disciplina, y de demostrar a nuestros futbolistas que existen vías complementarias (no directamente vinculadas con el balón) que nos permiten lograr objetivos individuales, grupales y colectivos. En no intentarlo está el fracaso.

Por : Maor Rozen

Comparte esta publicación:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *